• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Teléfono Teléfono
Lunes-Viernes 09:00 - 17:00 Teléfono: Llamadas Internacionales:

Cambios hormonales en la mujer a partir de los 40 años

Como dato curioso introductorio, el momento de la menopausia está ya escrito al nacer: su aparición está supeditada al número de ovocitos en ese momento siempre que no influyan factores externos que alteren esa predestinación, por ejemplo, tratamientos de radioterapia, cirugía de los ovarios e, incluso, costumbres como fumar.

A los 40, se inicia una etapa de transformación —de duración variable y que puede llevar de dos a ocho años— y que se caracteriza por una reducción en síntesis de inhibina (la hormona a cargo de la síntesis de la FSH —la hormona foliculoestimulante—). La disminución en la producción de la inhibina se debe a la desaparición de los folículos que conforman la corteza ovárica y que albergan los ovocitos. En vista de lo anterior, los niveles de la FSH se disparan para tratar que el funcionamiento de los ovarios no se vea alterado.

Por otro lado, la LH —hormona leuteizante— mantiene niveles normales y los estrógenos se elevan un poco.

Lo anteriormente descrito ocasionará el aminoración de los ciclos que, a su vez, pueden caracterizarse por un sangrado normal o más escaso o, al contrario, más abundantes y más espaciados en el tiempo.

En el caso de un sangrado escaso o normal no se requerirá ningún tratamiento, pero si el flujo fuera abundante, se recomendaría la administración de hierro por vía intravenosa o por vía oral.

Artículo relacionado: Comprar Lovegra, la Viagra femenina, online sin receta en farmacias a buen precio

Pueden darse situaciones más complicadas que pueden exigir un tratamiento con hormonas con el objetivo de ampliar el ciclo y reducir el volumen de la regla.

Posteriormente, al irse agotando la reserva folicular y, consecuentemente, al irse alargando los ciclos, se podría dar lo que se conoce como amenorrea que no es otra cosa que un periodo carente de regla. Según las características de esta etapa, se podrían recomendar mezclas de anticonceptivos hormonales o un tratamiento hormonal sustitutivo.

Existen tratamientos específicos y eficaces cuando no hay síntomas o se prefieren otras opciones, por ejemplo, la fisioterapia, los inhibidores selectivos de ISRS y los hidratantes vaginales.

Otros trastornos a causa de la disminución de los niveles hormonales

También se pueden experimentar trastornos en los genitales, p. ej., la hiperplasia endometrial, los miomas, quistes funcionales en los ovarios y hasta cambios en las mamas.

Además, aumenta el riesgo cardiovascular, se acumula más grasa y se es más propenso a enfermedades como la diabetes y la osteoporosis

Cambios psicológicos

Ahora bien, no todos los cambios son físicos ya que las transformaciones de índole psicológica también son muy importantes. Paradójicamente es en la propia mente donde se hallan las respuestas a la depresión, a la ansiedad y a la inseguridad.

Recomendaciones

Es evidente que todos estos cambios son complejos, por lo que el acompañamiento médico es esencial y observar algunas recomendaciones básicas como hacer ejercicio con regularidad, evitar los alimentos muy calóricos, evitar el consumo de tabaco y alcohol, consumir una dieta abundante en calcio, no dejar de lado la actividad sexual y, por supuesto, visitar al especialista periódicamente. Lo más importante, tal vez, es considerar que se trata de una etapa mágica y erradicar el concepto decadencia y crisis.



Usamos cookies para mejorar su experiencia. Al continuar visitando nuestro sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies.

¡Lo tengo!