• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Teléfono Teléfono
Lunes-Viernes 09:00 - 17:00 Teléfono: Llamadas Internacionales:

Diabetes y disfunción eréctil, una relación que se forja con los años

Los diabéticos mayores de 40 años deberían saber que cuentan con más probabilidades que el resto de los varones a la hora de padecer una disfunción eréctil severa. Concretamente, diversos estudios señalan que cuando esta dolencia se da en pacientes masculinos multiplica por tres el riesgo de sufrir daños colaterales en su vida amorosa.

La actividad erótica de los diabéticos

La diabetes tipo 2 es la más común, aunque casi la mitad de los afectados desconocen su condición. Esta afección se caracteriza por la incapacidad del páncreas para producir la insulina suficiente que convierta la glucosa en energía. Con el transcurso de los años, especialmente a partir de los 40, el exceso de azúcar en la sangre puede provocar en el miembro patologías de diversa índole: vascular, muscular, neuronal y hormonal.

El exceso de azúcar y sus efectos en los vasos sanguíneos

Para conseguir una erección firme, el pene requiere un aumento en el flujo de sangre. Pero los niveles altos de azúcar en sangre pueden terminar dañando el interior de las arterias, que no consiguen irrigar correctamente el órgano viril. 

Artículo Relacionado: Comprar pastillas de Levitra genérico de 20 mg y de 10 mg a precio muy bajo en España

En el cuerpo cavernoso del pene se encuentran las venas más pequeñas del organismo, y por eso un mal funcionamiento del pene la puede ser el primer síntoma de enfermedades vasculares de mayor gravedad.

La glucosa y el tejido eréctil

El exceso de azúcar en sangre - la hiperglucemia - debilita los tejidos musculares del pene. Como consecuencia, el tejido no cuenta con la recuperación necesaria para afrontar el llenado. Los músculos, debilitados por el exceso de glucosa durante años, se sienten incapaces de cumplir con su misión, ya que hace inviable la rigidez del pene.

La disfuncion eréctil en diabéticos

La insulina es una hormona generada por el páncreas. Pero hay otra hormona que puede estar relacionada con la diabetes: la testosterona. De hecho se sabe que los hombres con estándares bajos de testosterona son más proclives a los trastornos hiperglucémicos. Por otro lado, la testosterona está relacionada con el deseo. No olvidemos que es una secreción que se fabrica en los testículos.

Más azúcar, menos placer

La hiperglucemia parece cebarse con el aparato masculino. Y es que, además de las afecciones señaladas anteriormente, el exceso de azúcar puede afectar también a la función neuronal. El pene cuenta con con multitud de terminaciones nerviosas. 

Artículo Relacionado: Comprar pastillas de Priligy 60 mg y 30 mg genérico en España a precio de farmacia online

Cuando se produce un daño en el tejido nervioso, se pueden perder sensaciones porque las señales, simplemente, no se transmiten al cerebro.

Primer paso hacia la solución: tratar la enfermedad

Ante un caso de disfunción eréctil causada por una tasa glucémica excesiva, los médicos van a priorizar siempre el tratamiento de la patología mayor. En estos casos, la falta de potencia erectora de los diabéticos solo es un efecto secundario de la ausencia de insulina. Por este motivo, lo razonable es centrarse en el tratamiento de esta afección, que por cierto, es crónica.

Cualquier otra alternativa para ayudar a tener erecciones, como el uso de pastillas, debe pasar primero por la consulta del médico. En definitiva, los profesionales sanitarios recomiendan la prevención, actuando antes de que aparezcan los primeros síntomas. Se ha demostrado que el control riguroso de la hiperglucemia masculina puede evitar o disminuir en gran medida la aparición de esta insuficiencia.



Usamos cookies para mejorar su experiencia. Al continuar visitando nuestro sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies.

¡Lo tengo!