• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Teléfono Teléfono
Lunes-Viernes 09:00 - 17:00 Teléfono: Llamadas Internacionales:

Las causas de la disfunción eréctil y los síntomas más frecuentes

La comunidad científica coincide al señalar varios factores y circunstancias que están en el origen de la disfunción eréctil. Las causas de la “impotencia sexual” - aunque en la ciencia no se emplea este término - se pueden encontrar en condiciones tales como una patología cardíaca, la arteriosclerosis, niveles elevados de colesterol y de presión arterial, diabetes, obesidad, o cuando se dan varias de estas circunstancias a la vez. Vayamos por partes:

Las patologías cardíacas y la impotencia

Un flujo sanguíneo adecuado es fundamental para conseguir una erección. Los médicos saben por experiencia que esta anomaía puede ser el primer síntoma de una insuficiencia cardíaca y de futuras enfermedades relacionadas con el corazón. 

Artículo Relacionado: Comprar pastillas de Levitra genérico de 20 mg y de 10 mg a precio muy bajo en España

Por eso los profesionales de la salud recomiendan un examen cardiológico preventivo cuando se encuentran con un diagnóstico de DE (disfunción eréctil, en la jerga médica).

La impotencia sexual masculina y la arteriosclerosis

Se estima que las alteraciones vasculares están detrás del 60% de los casos de DE. Junto con las dolencias cardíacas, la arteriosclerosis también puede derivar en un problema de impotencia. Los problemas para tener una erección están habitualmente en el endotelio, que es la capa que recubre el interior de las venas. Una “disfunción endotelial” impide a las venas regar los músculos de forma correcta.

El colesterol alto, la erección no tanto

La hipercolesterolemia puede ser una causa parcial que, en conjunción con otras variables, acaba impidiendo la erección. Unos niveles altos de colesterol LDL, conocido popularmente como “colesterol malo”, puede llegar a obstruir las arterias. Los efectos negativos en los conductos vasculares se manifiestan también en el falo, haciendo de la erección una misión imposible.

Incapacidad sexual por hipertensión

La la tensión arterial alta en varones puede derivar en daños colaterales que afectan a la función eréctil. De hecho, más del 50% de los hipertensos ven mermada su actividad erótica por este motivo. La presión alta produce con el paso del tiempo un deterioro progresivo en las paredes cavernosas que termina endureciendo las venas, entorpeciendo el paso de la sangre.

La diabetes y los daños en el tejido eréctil

Un nivel alto y continuado de glucosa puede derivar en el deterioro del tejido vascular del aparato genital, reduciendo la actividad de los vasos sanguíneos. 

Artículo Relacionado: Cómo comprar sin receta pastillas Cialis original a buen precio online en España

La hiperglucemia podría derivar en incapacidad sexual cuando se producen lesiones en el tejido nervioso, interfiriendo las señales que debería recibir el cerebro, impidiendo así la sensación de placer necesaria para mantener erecto el falo.

Obesidad y trastorno hormonal

Una de las secuelas de la obesidad en los varones es que el cuerpo reduce su capacidad de segregar testosterona en cantidades suficientes. La escasez o carencia total de actividad sexual en varones con sobrepeso puede tener uno de sus orígenes en este desajuste hormonal. Pero lo habitual es que la obesidad muchas veces venga acompañada de sus parientes, la diabetes y la tensión alta. Y las patologías cardíacas nunca andan muy lejos.

Síndrome metabólico: más allá de la insuficiencia de rigidez

Cuando se juntan varios de los trastornos mencionados anteriormente en un mismo individuo, la incapacidad erectora es la menor de las preocupacione. La combinación de estas afecciones deriva en lo que se conoce como “síndrome metabólico”, un cuadro clínico potencialmente grave. Por eso es recomendable siempre acudir al médico ante el primer indicio, como puede ser la incapacidad de lograr erecciones.



Usamos cookies para mejorar su experiencia. Al continuar visitando nuestro sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies.

¡Lo tengo!