• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Teléfono Teléfono
Lunes-Viernes 09:00 - 17:00 Teléfono: Llamadas Internacionales:

Lo que hay que saber sobre los cambios hormonales en mujeres de 40 años

A lo largo de la vida, la mujer experimenta variaciones hormonales que afectan principalmente a la menstruación, desde la adolescencia a la menopausia. Los sofocos y una frecuencia menstrual reducida suelen ser los primeros indicios de que nuestro cuerpo está inmerso en el proceso de transición hormonal que precede al final de fertilidad.

El cuerpo de las mujeres a los 40

Popularmente se tiene la creencia de que la disminución de estrógenos es la única causa de los sofocos y otras señales que anuncian el fin de la ovulación. Efectivamente, la bajada en la producción de esta sustancia es una de las causas que anticipan el fin del ciclo reproductivo. Estas manifestaciones corporales están provocadas por la ruptura del equilibrio entre el estrógeno y la progesterona.

Mujer de 40 años: cambios hormonales a la vista

El estrógeno y la progesterona son las hormonas que mayor influencia ejercen en la evolución del metabolismo femenino. El estrógeno es considerado mayoritariamente la hormona femenina por excelencia. Decimos “mayoritariamente” porque el varón también lo obtiene, en menor cantidad, a partir de la testosterona. Y lo mismo ocurre con la progesterona.

Artículo Relacionado: Comprar Lovegra, la Viagra femenina, online sin receta en farmacias a buen precio

Tanto el estrógeno como la progesterona se generan principalmente en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. El primero es el encargado de modelar la silueta femenina, desde el desarrollo de las mamas hasta las caderas o los rasgos de la cara. La progesterona, por su parte, es la encargada de preparar el endometrio - la mucosa interior del útero - durante la regla para ayudar en el arraigamiento del embrión.

La testosterona en mujeres de 40

Sí, el cuerpo de la mujer también sabe producir testosterona, aunque lo hace en una proporción diez veces menor que el hombre. Si tienes demasiada cantidad, puedes sufrir efectos que van desde el exceso de vello facial hasta una subida excesiva del azúcar en sangre. Y si tienes poca testosterona, el posible que tengas sensación de sequedad vaginal y un retraimiento de la libido.

El cortisol, ni mucho ni poco

La hidrocortisona, que es como se conoce a esta hormona, se fabrica en la glándula suprarrenal. Esta hormona también se suma a la revolución corporal en las mujeres de 40 años en adelante cuando se manifiesta un desequilibrio. Si tienes el cortisol alto experimentarás un descenso del volumen del flujo o incluso la ausencia de menstruaciones. Si lo tienes bajo te sentirás cansada, irritable, y de lágrima fácil.

El hipotiroidismo en la mujer de mediana edad

Las hormonas que genera la gandula tiroides - la tiroxina y la triyodotironina - tienen la doble misión de fabricar proteínas e incrementar la aportación de oxígeno. Cuando escasean, pueden provocar diversos trastornos en cualquier persona, especialmente en lo referente a la fertilidad. Es una patología difícil de detectar, y sus síntomas más evidentes - desde la fatiga al aumento de peso - aparecen a partir de los 50 o incluso antes.

Las hormonas, una cuestión de salud

Hasta hace unas décadas se consideraba que las "cuarentonas" quedaban en situación de fuera de juego” en términos de mera vigencia sexual. Sin embargo, los avances en la ciencia y en la mentalidad de la sociedad han devuelto este asunto a su ámbito natural: el sanitario. Consulta a tu ginecólogo ante cualquier duda.



Usamos cookies para mejorar su experiencia. Al continuar visitando nuestro sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies.

¡Lo tengo!