• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Teléfono Teléfono
Lunes-Viernes 09:00 - 17:00 Teléfono: Llamadas Internacionales:

Qué es el vaginismo y cuál es el tratamiento adecuado para superarlo

El vaginismo es un trastorno que puede tener su origen en causas físicas, aunque en ocasiones está provocado por detonantes psicológicos. Esta patología provoca contracciones involuntarias en los músculos vaginales, con espasmos incontrolables. No debe confundirse con otras dificultades físicas que puedan dificultar la entrada del falo. Por ejemplo, el origen puede estar en las secuelas postparto, y en cuestiones relacionadas con la menopausia como la falta de lubricación o los cambios hormonales. Veamos cuáles son los diferentes variantes del vaginismo y cómo se puede curar.

Tipos de vaginismo: primario y secundario

El de tipo primario es el que se manifiesta ya en el primer intento de penetración. Algunas mujeres ni siquiera son conscientes de padecer esta anomalía hasta que llega el momento de introducir un objeto en el orificio vaginal, ya sea un pene, un tampón, o el instrumental médico en la consulta del ginecólogo.

Artículo Relacionado: Comprar Lovegra, la Viagra femenina, online sin receta en farmacias a buen precio

El vaginismo secundario tiene lugar cuando ya se han tenido anteriormente relaciones sexuales plenas y satisfactorias. Las causas y las soluciones pueden ser las mismas en ambas modalidades. Sin embargo, el tratamiento tiene mayores probabilidades de éxito cuando es un vaginismo secundario, ya que la mujer solo tiene que recuperar algo que ya ha disfrutado previamente.

Las causas del vaginismo

En la gran mayoría de casos, los espasmos vaginales tienen una motivación de orden psicológico. También pueden darse circunstancias previas de orden fisiológico que derivan en un rechazo la penetración, produciendo esta dolencia. Las raíces atávicas de esta fobia son muchas. Estas son las más conocidas:

  • Aversión al dolor
  • El miedo a que se produzca un embarazo
  • Conflictos relacionados con el deseo sexual, problemas de pareja...o cuando la ella simplemente no quiere hacerlo con penetración
  • Traumas provocados por experiencias negativas, desde el dolor durante la cópula hasta episodios de abusos.
  • La aversión al sexo provocada por factores educacionales, culturales o religiosos.

Las diferencias con la dispareunia

A menudo el vaginismo se confunde con el dolor vaginal, que se conoce en términos médicos como dispareunia o coitalgia. Técnicamente, esta dolencia no tiene género ya que los hombres también pueden sufrir dolor o irritación durante o después del coito. En el caso de las mujeres, los trastornos vaginales pueden surgir con las infecciones urinarias o alergias relacionadas con el instrumental quirúrgico y los métodos de anticoncepción por barrera como el preservativo, los dispositivos intrauterinos o por los espermicidas.

Cómo superar el vaginismo para disfrutar del sexo

El tratamiento debe ser abordado desde varios ámbitos, según cuál sea el factor desencadenante. Las cuestiones físicas que provocan el rechazo se pueden tratar al detalle, con distintos niveles de dificultad. Si el origen del problema está en la imposibilidad de lubricar la vulva, el asunto se soluciona con un lubricante. Y si hay otras variables como la ausencia de ovulación, lo mejor es recurrir a los consejos de la ginecología.

Sin embargo, lo más habitual es que la repulsión al acto sexual- o a una simple exploración médica - puede esconder tras de sí una arraigada emoción negativa. Por eso la curación tiene que pasar por otros cauces como la psicología o la sexología. Visto con perspectiva, aquí es donde se demuestra la importancia de una buena educación sexual y emocional para que las niñas de hoy cuenten con la información suficiente para enfrentarse a los fantasmas del futuro.



Usamos cookies para mejorar su experiencia. Al continuar visitando nuestro sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies.

¡Lo tengo!